SAN JUAN FISHER, OBISPO DE ROCHESTER, MÁRTIR INGLÉS

«Pueblo cristiano, vine aquí a morir por la fe en la Santa Iglesia Católica de Cristo». Estas fueron las últimas palabras de Juan Fisher antes de ser decapitado. Era el 22 de junio de 1535 y el obispo de Rochester, después de haber rechazado por tres veces la sumisión del clero al rey de Inglaterra, murió como mártir «el hombre más culto y el obispo más santo», como lo había llamado Erasmo de Rotterdam, del que era un gran amigo.

Una cultura fuera de lo común

Juan nació en una rica familia de Yorkshire e inmediatamente mostró una extraordinaria inteligencia. A la edad de 14 años entró en la Universidad de Cambridge y se graduó en teología. A la edad de solo 22 años, muy excepcionalmente, fue ordenado sacerdote y se convirtió en confesor personal y capellán de la Condesa Margaret Beaufort, la futura abuela de Enrique VIII. Juntos fundaron el Colegio de San Juan y el Colegio de Cristo, del que llegó a ser vicerrector, imponiendo el estudio del latín, el griego o el hebreo, los idiomas de la Biblia, para familiarizarse mejor con las Escrituras. Un gran latinista, a la edad de 48 años comenzó a estudiar griego y también hebreo a los 50.

Como obispo contra la Reforma

En 1504 Juan fue consagrado obispo de Rochester, una de las diócesis más pequeñas y pobres del país, de la que ya no querrá mudarse -aunque hubiera tenido la oportunidad- y a la que siempre habría llamado «mi pobre esposa». Apoyado en su profunda cultura, en 1523 se lanzó a la lucha contra la Reforma Luterana que también se estaba expandiendo en Inglaterra. Estos fueron los años en los que estuvo al lado del rey en la salvaguarda de la primacía de la Iglesia de Roma y publicó De veritate corporis et sanguinis Christi in Eucharistia, lo que le valió el título de «defensor de la fe».

El conflicto con Enrique VIII

La relación con Enrique VIII se rompió cuando el rey se divorció de Catalina de Aragón – de la que Juan era confesor – para casarse con Ana Bolena, pero el Papa no le concedió la dispensa. El rey pidió entonces la ayuda del obispo de Rochester, que también se negó a contradecir al Romano Pontífice. El soberano se enfadó y obligó al prelado a jurar lealtad al rey. La respuesta de Juan fue clara: «Sólo hasta donde lo permita la ley de Cristo». Es la ruptura. En 1534 Enrique VIII preparó el Acta de Supremacía que todos los obispos tendrían que firmar y someterse: fue, de hecho, el nacimiento de la Iglesia Anglicana, que no reconoció al Papa sino al rey como la más alta autoridad jurídica y religiosa. Juan no se somete y el 13 de abril es arrestado en la Torre de Londres. El obispado de Rochester fue declarado vacante.

La amistad recuperada con Moro en la prisión y el martirio

Durante el período de su encarcelamiento y el juicio en el que fue condenado a muerte, Juan encontró un viejo amigo en la prisión: Tomás Moro, un jurista laico también condenado a la pena de muerte por no haber jurado obediencia al rey. No están en la misma celda, pero en esos días son un apoyo para el otro, se ayudan y se consuelan mutuamente, comparten lo poco que tienen. Mientras tanto en Roma el Papa Pablo II decidió nombrar Cardenal a Juan, como un intento desesperado de salvarlo del martirio, pero Enrique VIII se negó a liberarlo y enviarlo a Roma. Finalmente, el 22 de junio Juan fue despertado por los guardias para avisarle que la ejecución se había fijado a las 10 de ese mismo día. En el patíbulo, antes de morir, negó su lealtad a Enrique VIII tres veces más. Tomás Moro lo siguió en el martirio unos días después: por eso la Iglesia Católica fija la memoria de los dos Santos en el mismo día. Fueron beatificados entre los 54 mártires ingleses por León XIII y canonizados por Pío XI; sus restos descansan en la capilla de San Pedro en Cadenas de la Torre. Ambos son también venerados hoy en día por la Iglesia Anglicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«El Padre nos hizo conocer el misterio de su voluntad: reunir todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, bajo un solo jefe, que es Cristo.» (Ef. 1,10-11)

3 razones por las que solo Jesús puede dar salvación - CVCLAVOZ

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

P. Oscar – 7/7/2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Oscar Ojea – 13/7/2024

P. Daniel Guerra – 14/7/2024

CENA PARROQUIAL

CÁRITAS PARROQUIAL

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

El Evangelio se anuncia juntos, como comunidad, y para hacerlo es importante ser sobrios en el uso de las cosas, compartiendo los recursos y dones para ser libres y para que todos tengan lo necesario para vivir de manera digna y contribuir activamente a la misión.

En este Domingo del Mar, rendimos homenaje a los trabajadores marítimos. Oremos Juntos pidiendo a Santa María, Estrella del Mar, que acompañe a todos aquellos cuyo trabajo está vinculado al mar, así como a sus familias, y que los guíe en el camino hacia Cristo.