Deseamos que se redescubra
el valor de la vida litúrgica y sacramental.

Tenemos que pensar en pastorales que muestren el valor de la vida que emana del Bautismo, que ayude a infundir el amor por la Eucaristía celebrada y compartida.

Es posible pensar en una pastoral litúrgica que acercando los sacramentos al contexto vital de las personas ayude a descubrir en ellos la riqueza de la comunidad que convoca, celebra y envía.

4to Documento de Trabajo
1º Sínodo Arquidiocesano
Evangelización y Catequesis Hoy

La oración no es sólo una práctica de devoción, sino que es comparable a un «respiro del alma», es la expresión de una necesidad profunda y natural de todo ser humano. La oración es un verdadero diálogo con Dios, un «cara a cara con Él».

Papa Francisco – 15 de marzo de 2018

Catequesis de los miércoles. Vicios y virtudes. 17. La vida de gracia según el Espíritu

(En construcción) Queridos hermanos y hermanas:

En las catequesis pasadas reflexionamos sobre las cuatro virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. Hoy nos acercamos a las tres virtudes teologales, que son la fe, la esperanza y la caridad. Se denominan teologales porque son infundidas por Dios y se viven en la relación con Él. Estas virtudes nos dan una especial asistencia del Espíritu Santo para poder seguir las huellas de Jesús en nuestra vida cotidiana.

El Espíritu Santo nos ayuda a distinguir claramente el bien del mal y a tener la fuerza para optar por el bien. En el deseo de hacer lo correcto, sin embargo, podemos caer en la autosuficiencia o en el voluntarismo. Pero si nos abrimos con humildad al Espíritu Santo, Él reaviva en nosotros las virtudes teologales. Así, cuando perdemos la confianza, Dios aumenta nuestra fe; cuando nos desalentamos, despierta en nosotros la esperanza; y cuando nuestro corazón se enfría, Él lo enciende en el fuego de su amor.

Papa Francisco
24/4/2024

Querida comunidad peregrina, con alegría preparamos nuestro corazón para celebrar el día de nuestra Madre, el 8 de mayo.

Previo a este gran día, queremos compartir con ustedes las diferentes actividades que viviremos en el Santuario de Luján, en su casa para celebrarlo:

Cómo ya es tradición en estos últimos años, el domingo 28 de abril nuestro Padre Obispo Jorge Eduardo Scheinig presidirá la Santa Misa de cambio de manto a la imagen auténtica de la Virgen a las 15 hs., recordando que con el manto que se le quita se realizan las estampas con un trocito del mismo y se reparten en vísperas a su día.

Los esperamos en Luján para celebrar y prepararnos, juntos cómo Pueblo de Dios, camino al día de María, la solemnidad de Nuestra Señora de Luján, que celebraremos el 8 de mayo.

Isabel nació en Faglavik, Suecia, en 1870, en una familia en la que la fe luterana es una realidad concreta, vivida diariamente. Desde la escuela primaria, una atenta observadora como ella, advierte que sus compañeros profesan las más diversas creencias cristianas y se da cuenta de que no es así como debería ser, por lo que también ella comienza a buscar la única Verdad.

«El único rebaño»

Como se desprende de sus escritos autobiográficos, a una edad temprana Isabel quedó impresionada por una frase leída en el Nuevo Testamento, que habla del Buen Pastor que conducirá todas sus ovejas hacia un solo rebaño.

Leer más →

«Si me matan, aceptaré gustosamente la muerte por amor a Nuestro Señor. Lo consideraré una gran gracia «.

Mark Reyd, el futuro fraile Fidel, nació en 1577 en la familia burgomaestre de su ciudad. Es el más talentoso de los hermanos y por eso su padre lo hace estudiar. En 1604, un noble le confió la instrucción de algunos niños, entre los cuales sus propios hijos, y con estos niños, Mark inventa una especie de escuela itinerante entre Italia, España y Francia. Regresará a su hogar solo seis años después para graduarse en derecho y convertirse en el abogado de todos aquellos que no podían pagar uno.

De abogado para los pobres a fraile.

Leer más →

Lectura del santo evangelio según san Juan 12, 44-50

En aquel tiempo, exclamó Jesús con fuerte voz: “El que cree en mí, no cree en mí, sino en aquel que me ha enviado; el que me ve a mí, ve a aquel que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, para que todo el que crea en mí no siga en tinieblas.

Si alguno oye mis palabras y no las pone en práctica, yo no lo voy a condenar; porque no he venido al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo.

El que me rechaza y no acepta mis palabras, tiene ya quien lo condene: las palabras que yo he hablado lo condenarán en el último día. Porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que mi Padre, que me envió, me ha mandado lo que tengo que decir y hablar. Y yo sé que su mandamiento es vida eterna. Así, pues, lo que hablo, lo digo como el Padre me lo ha dicho’’.

Palabra de Dios

La vida de la Iglesia se celebra
en la comunidad reunida en torno al Señor.

Nos sentimos llamados a hacer de esas celebraciones una VERDADERA CELEBRACIÓN DE LA VIDA COMUNITARIA de los discípulos de Jesús, por eso debemos buscar la manera de “aggiornar” nuestra liturgia y vivirla en el contexto de cada comunidad. Quisiéramos REDESCUBRIR en nuestras celebraciones la VITALIDAD que nace de la liturgia e IMPREGNAR con ella la ACCIÓN EVANGELIZADORA.

Tenemos que ayudarnos con lenguajes adecuados a las personas para QUE TODOS ENTIENDAN LO QUE ESTAMOS CELEBRANDO. Tenemos que lograr que la vida litúrgica acompañe la vida de las personas de nuestro tiempo.

4to Documento de Trabajo
1º Sínodo Arquidiocesano
Evangelización y Catequesis Hoy

«Señor, enséñanos a orar» (Lc 11,1).
Esta petición, que reflexiona ciertamente en la conciencia de su límite y en la necesidad de una indicación también práctica respecto al modo de orar, esconde, en su interno, también una dimensión propia de cada persona: la necesidad de un maestro, de un guía que acompañe en las cosas más importantes de la vida.