Expul. mercaderes.KrSan Cesareo de Arlés, siglo VI y una homilía en la fiesta de la dedicación de la Basílica de Letrán. Luego el catecismo de la Iglesia católica enseñando la relación de Jesús con el templo y la Iglesia como el nuevo templo de Dios.

San Cesáreo de Arlés:
Hoy, hermanos muy amados, celebramos con gozo y alegría, por la benignidad de Cristo, la dedicación de este templo; pero nosotros debemos ser el templo vivo y verdadero de Dios. Con razón, sin embargo, celebran los pueblos cristianos la solemnidad de la Iglesia madre, ya que son conscientes de que por ella han renacido espiri­tualmente. (…)

Todos nosotros… después del Bautismo nos convertimos en templos de Cristo. Y, si pen­samos con atención en lo que atañe a la salvación de nuestras almas, tomamos conciencia de nuestra condi­ción de templos verdaderos y vivos de Dios. Dios habita no sólo en templos levantados por los hombres ni en casas hechas de piedra y de madera, sino principalmente en el alma hecha a imagen de Dios y construida por Él mismo, que es su arquitecto. Por esto dice el apóstol Pablo: El templo de Dios es santo: ese templo sois vo­sotros.

Y, ya que Cristo, con su venida, arrojó de nuestros co­razones al demonio para prepararse un templo en noso­tros, esforcémonos al máximo, con su ayuda, para que Cristo no sea deshonrado en nosotros por nuestras ma­las obras. Porque todo el que obra mal deshonra a Cris­to. (…)

Por esto, nosotros, carísimos, si queremos celebrar con alegría la dedicación del templo, no debemos destruir en nosotros, con nuestras malas obras, el templo vivo de Dios. Lo diré de una manera inteligible para todos: debemos disponer nuestras almas del mismo modo como deseamos encontrar dispuesta la iglesia cuando venimos a ella.

¿Deseas encontrar limpia la basílica? Pues no ensucies tu alma con el pecado. Si deseas que la basílica esté bien iluminada, Dios desea también que tu alma no esté en tinieblas, sino que sea verdad lo que dice el Señor: que brille en nosotros la luz de las buenas obras y sea glorificado aquel que está en los Cielos. Del mismo modo que tú entras en esta iglesia, así quiere Dios entrar en tu alma, como tiene prometido: Habitaré en medio de ellos y andaré entre ellos.

V. CATECISMO DE LA IGLESIA
El Señor Jesús y el Templo

583: Como los profetas anteriores a Él, Jesús profesó el más profundo respeto al Templo de Jerusalén. Fue presentado en él por José y María cuarenta días después de su nacimiento. A la edad de doce años, decidió quedarse en el Templo para recordar a sus padres que se debía a los asuntos de su Padre. Durante su vida oculta, subió allí todos los años al menos con ocasión de la Pascua; su ministerio público estuvo jalonado por sus peregrinaciones a Jerusalén con motivo de las grandes fiestas judías.

584: Jesús subió al Templo como al lugar privilegiado para el encuentro con Dios. El Templo era para Él la casa de su Padre, una casa de oración, y se indigna porque el atrio exterior se haya convertido en un mercado. Si expulsa a los mercaderes del Templo es por celo hacia las cosas de su Padre: «No hagáis de la Casa de mi Padre una casa de mercado. Sus discípulos se acordaron de que estaba escrito: “El celo por tu Casa me devorará” (Sal69,10)» (Jn 2,16-17). Después de su Resurrección, los apóstoles mantuvieron un respeto religioso hacia el Templo.

585: Jesús anunció, no obstante, en el umbral de su Pasión, la ruina de ese espléndido edificio del cual no quedará piedra sobre piedra. Hay aquí un anuncio de una señal de los últimos tiempos que se van a abrir con su propia Pascua. Pero esta profecía pudo ser deformada por falsos testigos en su interrogatorio en casa del sumo sacerdote y serle reprochada como injuriosa cuando estaba clavado en la Cruz.
586: Lejos de haber sido hostil al Templo donde expuso lo esencial de su enseñanza, Jesús quiso pagar el impuesto del Templo asociándose con Pedro, a quien acababa de poner como fundamento de su futura Iglesia. Aún más, se identificó con el Templo presentándose como la morada definitiva de Dios entre los hombres. Por eso su muerte corporal anuncia la destrucción del Templo que señalará la entrada en una nueva edad de la historia de la salvación: «Llega la hora en que, ni en este monte, ni en Jerusalén adoraréis al Padre» (Jn4,21).

La Iglesia, templo vivo de Dios

756: «También muchas veces a la Iglesia se la llama construcción de Dios. El Señor mismo se comparó a la piedra que desecharon los constructores, pero que se convirtió en la piedra angular. Los apóstoles construyen la Iglesia sobre ese fundamento, que le da solidez y cohesión. Esta construcción recibe diversos nombres: casa de Dios en la que habita su familia, habitación de Dios en el Espíritu, tienda de Dios con los hombres (Ap 21,3), y sobre todo, templo santo. Representado en los templos de piedra, los Padres cantan sus alabanzas, y la liturgia, con razón, lo compara a la ciudad santa, a la nueva Jerusalén. En ella, en efecto, nosotros como piedras vivas entramos en su construcción en este mundo. San Juan ve en el mundo renovado bajar del cielo, de junto a Dios, esta ciudad santa arreglada como una esposa embellecida para su esposo (Ap 21,1-2)».

One Thought on “Jesús, el templo y la Iglesia

  1. Emi on 09/11/2014 at 10:12 said:

    Gracias!!! Hermoso texto para seguir reflexionando y aprendiendo. Comparto mi moción; después del Bautismo nos convertimos en templos de Cristo y si tomamos conciencia de nuestra condición de templos verdaderos y vivos de Dios. La fuerza que toma “El celo por tu Casa me devorará” (Sal69,10)» (Jn 2,16-17) y junto a la palabra de este domingo, la invitación y pedido de Cristo a ser hijos de la luz, templo vivo y peregrino en el mundo de hoy. Hermosa es la misión, porque Él es quien habita en nosotros y nos necesita a cada uno de nosotros para dar luz a este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation