La Basílica de Luján incorpora tecnología streaming para acerca a todos los fieles la imagen de Nuestra señora.

La intención es que todos puedan reconfortarse ante la imagen, rezar fortalecer la fe en Dios a través de ella, especialmente aquellas personas que ya sea por problemas de movilidad o lejanía no puedan llegar hasta la Basílica.

“La Virgen es un tesoro precioso que queremos compartir. El milagro de Lujan nos invita a descubrir que Ella es la madre que se quiso quedar en estas tierras para escucharnos y sostenernos. Es una inmensa alegría poder compartir hoy el regalo de Maria de Lujan a través de este medio”.

Aprovechando este nuevo medio de aproximación es posible establecer contacto visual con el altar mayor y con la Virgen de Luján.

La transmisión en vivo se mantiene las 24 horas todos los días del año. Es realizada mediante tres cámaras fijas.

La cámara 1 ofrece un plano entero muy cercano de la imagen, se trata de una visión detallada, casi como si fuera la distancia durante una procesión, es decir al alcance de la mano. Genera una sensación de cercanía muy impactante.

La cámara 2 brinda el punto de vista desde el interior del camarín de la Virgen ubicada detrás el Altar principal. En ese espacio es donde los fieles experimentan su vínculo más intenso con la Virgen de Luján, que ubicada sobre una plataforma giratoria, puede rotar y quedar frente a los fieles dentro del camarín.

Del mismo modo al girar en sentido inverso permanece sobre el Altar mayor frente a quienes están escuchando misa. Por supuesto la transmisión registra ambos movimientos, que provocan una sensación de profundo realismo.

La cámara 3 ofrece el punto de vista desde la imagen de la Virgen hacia el interior frontal de la Basílica. Permite seguir las misas y las diferentes acciones sacramentales que se realizan cotidianamente.

El sistema ya está funcionan y para acceder desde cualquier dispositivo o teléfonos móviles, sólo hay que ingresar https://www.santuariodelujan.com.ar

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadasESTE SÁBADO 8, DESPUÉS DE LA MISA, VAMOS A DESPEDIR A LA CANASTA, EL AÑO QUE HEMOS COMPARTIDO CON ESFUERZO, ACIERTOS Y ERRORES, ALEGRÍAS Y TRISTEZAS, PERO JUNTOS.

COMPARTIREMOS DANDO GRACIAS Y TOMANDO FUERZAS PARA UNA NUEVA NAVIDAD Y PARA EL AÑO 2019 QUE VIVIREMOS EN PRESENCIA DE JESÚS Y CRECIENDO EN COMUNIDAD.