ORANDO CON LA PALABRA

Para Jesús, el camino de la cruz no se trata solo de “sufrir”, sino de “servir”. Esta es la regla fundamental de la nueva comunidad de discípulos.

La autoridad en el Reino de Dios no se ejerce como lo hacen “los jefes de los pueblos”, quienes “los tiranizan y los oprimen”.

Los cristianos debemos entender la autoridad como servicio y entrega por los demás: “el que quiera ser primero, sea esclavo de todos”. Esto exige renuncia, esfuerzo y sacrificio.

El mundo nos invita a huir del dolor y el sufrimiento, pero los que queremos seguir a Jesús debemos aceptar su evangelio con la cruz y la “subida” a Jerusalén, en todas sus dimensiones.

La propuesta de la cruz no se basa en el masoquismo, sino en la construcción de un mundo nuevo, que inevitablemente implica trabajo, lucha, incomprensión y persecución.

Buscar los últimos lugares para ser servidor de todos solo tiene sentido desde la perspectiva y el ejemplo de Jesús, quien, dando su vida, abrió paso a una nueva realidad de vida entre los hombres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«El que vive en Cristo es una nueva criatura: lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente.» (2 Cor.5,17)

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

P. Oscar – 23/6/2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Oscar Ojea – 22/6/2024

P. Luis Jáuregui – 22/6/2024

AGENDA

  • miércoles 26 - 16:00 hs
    MISA EN ROSARIO DE SAN NICOLÁS
  • jueves 27 - 17:00 hs
    MISA EN HUERGO
  • domingo 30 - 10:30 hs
    FIESTA DE SAN PEDRO

    Se suspende la misa de 10 hs para participar de la Celebración en la Parroquia San Pedro

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

No se olviden de cuidarse a ustedes mismos, no tanto el exterior, sino la parte más valiosa de ustedes: el alma, el corazón. Traten de escucharlo en silencio. Y, en silencio, siguiendo el ritmo de su corazón, hablen con Dios.