ORANDO CON LA PALABRA

En tiempos de Jesús, la lepra no solo era una enfermedad física, sino una condición que excluía a la persona de la comunidad y de la presencia de Dios en el Templo.

Este hombre reconoce en Jesús su última esperanza. Pone toda su confianza en él. Pero no lo obliga con su pedido, sino que lo deja a su voluntad. Rompe con la norma y se aproxima para pedirle la curación con las sencillas palabras de un pobre del Reino: “Si quieres”. Jesús responde de la misma manera, y rompe la norma: extendiendo la mano y tocándolo…”.¡El puro toca al impuro y lo purifica! Jesús rompe las normas al tocar al leproso y sanarlo, mostrando que su misericordia va más allá de las restricciones sociales y religiosas. Jesús le limpia la lepra de la piel y sana su corazón. Libera al ser humano de toda atadura.

Jesús continúa pasando a nuestro lado, día tras día. Su deseo es aliviar el dolor y restaurar la vida en todas sus dimensiones. Pero también, espera la misma petición: «Señor, si quieres…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«Cristo es nuestra paz» (Ef. 2,14)

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

Diácono Agustín – 21/7/2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Oscar Ojea – 20/7/2024

Diácono Mario Segura – 20/7/2024

CÁRITAS PARROQUIAL

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

¡Tengamos cuidado con la dictadura del hacer! Aprendamos a parar un rato durante la jornada: tomémonos un momento para estar con nosotros mismos y con el Señor, encontremos algún ‘desierto’ interior en medio del ruido y las actividades de cada día.