ORANDO CON LA PALABRA

Según Jesús, la fuente de la verdad es Dios y el origen de la mentira y la falsedad radica en el demonio. En consecuencia, la palabra del discípulo debe ser un reflejo de la verdad divina y no requiere juramentos externos para ganar confianza.

La propuesta de Jesús sugiere un cambio radical en el estilo de comunicación. La palabra debe estar conectada a la integridad personal, y no depender de recursos externos como el juramento. Quien sigue a Jesús, vive buscando la verdad.

Quien sea discípulo de Jesús y enviado a evangelizar, necesita ser un ejemplo vivo de una vida íntegra. La mejor prueba de su veracidad debería ser evidente en sus obras, compromiso personal y proclamación del amor de Dios. Cuando la vida es coherente, no se necesitan juramentos: la verdad se manifiesta por sí sola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«Cristo es nuestra paz» (Ef. 2,14)

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

Diácono Agustín – 21/7/2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Oscar Ojea – 20/7/2024

Diácono Mario Segura – 20/7/2024

CÁRITAS PARROQUIAL

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

¡Tengamos cuidado con la dictadura del hacer! Aprendamos a parar un rato durante la jornada: tomémonos un momento para estar con nosotros mismos y con el Señor, encontremos algún ‘desierto’ interior en medio del ruido y las actividades de cada día.