NOVENA A LA VIRGEN DE LUJÁN – EL MILAGRO

En este segundo día de la novena los invitamos a contemplar el relato del milagro, aquel bendito momento en el que nuestra Madre quiso quedarse con nosotros.

Les proponemos también para cada día de esta novena rezar juntos la siguiente oración:

Señor, de quien procede todo bien, te damos gracias por este regalo inmenso para nuestro pueblo. Nos regalaste a María como madre, cuando una imagen de la limpia y pura concepción quiso quedarse a orillas del Río Luján para acompañar al pueblo fiel que peregrina en la Argentina, para llevarnos de su mano hacia su hijo Jesús, te pedimos que, inspirados y acompañados por su maternal cuidado, nos regales siempre estar unidos como pueblo, buscando caminos de paz y justicia. Amen.

Dios te salve…

Nuestra Señora de Luján, ruega por nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«El Padre nos hizo conocer el misterio de su voluntad: reunir todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, bajo un solo jefe, que es Cristo.» (Ef. 1,10-11)

3 razones por las que solo Jesús puede dar salvación - CVCLAVOZ

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

P. Oscar – 7/7/2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Oscar Ojea – 13/7/2024

P. Daniel Guerra – 14/7/2024

CENA PARROQUIAL

CÁRITAS PARROQUIAL

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

El Evangelio se anuncia juntos, como comunidad, y para hacerlo es importante ser sobrios en el uso de las cosas, compartiendo los recursos y dones para ser libres y para que todos tengan lo necesario para vivir de manera digna y contribuir activamente a la misión.

En este Domingo del Mar, rendimos homenaje a los trabajadores marítimos. Oremos Juntos pidiendo a Santa María, Estrella del Mar, que acompañe a todos aquellos cuyo trabajo está vinculado al mar, así como a sus familias, y que los guíe en el camino hacia Cristo.