Y sí… andamos medio rotos. La realidad nos pega fuerte y nos debilitamos. Por eso necesitamos restauración y que mejor que el que nos hizo para restaurarnos. Qué mejor que el creador para arreglarnos. Camino a la Pascua: camino a la restauración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation