Y la historia de cada lunes: tener que arrancar la semana. Por eso nada más sano y sabio que pedir la sabiduría divina para que nos guíe en cada pensamiento, sentimiento y gesto que podamos vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation