La oración nos permite poner nuestras decisiones ante Dios. Consultar con Él nuestras decisiones, supone el compromiso humilde de aceptar su voluntad aunque no coincida con la nuestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation