Al iniciar un nuevo día, convoco a tu misericordia, como cada mañana. Que llegue a mi vida, a mi corazón, a mi pueblo y que pueda anunciarla con mi palabra y mis acciones a los demás. Y por la noche, simplemente darte gracias por ser fiel, por estar misericordiosamente, siempre, siempre!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation