Rezar siempre con confianza y gratitud. Nos sobran los miedos y encima con razones justificadas, pero el Señor está cerca y es nuestra paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation