Rezar y elegir, rezar y optar. No se puede tener un pie en el evangelio y otro en un sistema que nos aparta del hermano y reduce la fe a una cuestión privada e individual. Rezo y elijo y si elijo el evangelio, me comprometo.

La imagen puede contener: planta, árbol, exterior, texto y naturaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation