Y sí, rezamos, cantamos, nos alegramos. Una vez más el domingo nos permitió expresarte nuestro amor. Ahora llega el lunes, el inicio de una nueva semana y el desafío de la esperanza. De creer y esperar en tu amor para que las dificultades de cada día me encuentren en paz, confiado, sabiendo que seguís ahí, cerquita, dentro nuestro, con tu infinita misericordia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation