Y… es difícl porque la vida te sopapea todo el tiempo y más este sistema que te desafía a cada momento para ver si el evangelio es el centro de tu vida o una añadidura. A veces uno no puede todo y se siente débil pero saca fuerzas de donde no tiene y sigue. ¿Será por Él?… ES POR ÉL!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation