¿Todo? mira que pedimos eh!!!! no sé si pedimos bien o si lo que pedimos es bueno. ¿Y si en vez de pedir tanto nos ponemos en manos de Dios Padre providente y misericordioso y vamos construyendo una confianza que va más allá de los «resultados» y hacemos de la oración un diálogo amoroso?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation