«EL HIJO DEL HOMBRE NO VINO PARA SER SERVIDO SINO PARA SERVIR Y DAR SU VIDA EN RESCATE POR UNA MULTITUD» (Mateo 20, 17- 28)

«¿Qué les dice entonces el Señor? El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizarán con el bautismo con que yo me voy a bautizar. Grandes son los bienes que les anuncia, esto es: «Seréis dignos del martirio y sufriréis lo mismo que yo, vuestra vida acabará con una muerte violenta, y así seréis partícipes de mi pasión. Pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre». Después que ha levantado sus ánimos y ha provocado su magnanimidad, después que los ha hecho capaces de superar el sufrimiento, entonces es cuando corrige su petición.
Los otros diez se indignaron contra los dos hermanos. Ya veis cuán imperfectos eran todos, tanto aquellos que pretendían una precedencia sobre los otros diez, como también los otros diez, que envidiaban a sus dos colegas. Pero —como ya dije en otro lugar— si nos fijamos en su conducta posterior, observamos que están ya libres de esta clase de aspiraciones.» (San Juan Crisóstomo)

Breve oración para rezar este día:
        QUIERO MIRAR CON TUS OJOS LA VIDA
        PARA VIVIR TU EVANGELIO SEÑOR. AMEN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation