«AHORA EL HIJO DEL HOMBRE HA SIDO GLORIFICADO Y DIOS HA SIDO GLORIFICADO EN EL» (Juan 13, 21- 38)

«De hecho, las posibilidades de perversión del corazón humano son realmente muchas. El único modo de prevenirlas consiste en no cultivar una visión de la vida que sólo sea individualista, autónoma, sino en ponerse siempre de parte de Jesús, asumiendo su punto de vista. Tenemos que tratar, día tras día, de estar en plena comunión con Él. Recordemos que incluso Pedro quería oponerse a Él y a lo que le esperaba en Jerusalén, pero recibió una fortísima reprensión: «¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres» (Marcos 8,32-33) Tras su caída, Pedro se arrepintió y encontró perdón y gracia. También Judas se arrepintió, pero su arrepentimiento degeneró en desesperación y de este modo se convirtió en autodestrucción. Es para nosotros una invitación a recordar siempre lo que dice san Benito al final del capítulo V, fundamental, de su «Regla»: «no desesperar nunca de la misericordia de Dios». En realidad, «Dios es mayor que nuestra conciencia», como dice san Juan (1 Juan 3, 20). » (Benedicto XVI)

Breve oración para rezar este día:
        PARA UN DIOS QUE CONOCIO LA TENTACIÓN,
        DEL AMIGO LA TRAICIÓN
        YO NO DUDO ME PERDONES DIOS AMIGO. AMEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation