«CUANTO MÁS EL PADRE DE USTEDES QUE ESTÁ EN EL CIELO DARÁ COSAS BUENAS A AQUÉLLOS QUE SE LAS PIDAN» (Mateo 7, 7-12)

«Hay que rezar con una esperanza ilimitada de ser escuchados, porque la oración logra mover el corazón de Dios.
Cuando rezas observa un orden en tus peticiones: pide en primer lugar los bienes espirituales, el perdón de los pecados, la luz para conocer la voluntad de Dios, la fuerza para mantenerte en su gracia; después pide la salud física, la bendición sobre tu familia, el alejamiento de las desgracias y la seguridad en el trabajo. Reza y persevera en el bien. El que no reza no puede perseverar en la virtud. San Agustín de Hipona dice: ‘Quien aprende a rezar bien, aprende a vivir bien’. (San Juan Bosco)

Breve oración para rezar este día:
        A Ti me ofrezco, Señor, al comenzar el día: protégeme.
        En ti pongo mi confianza como un niño en su madre: ayúdame.
        A ti abro mis proyectos y los planes de mi vida: acompáñame.
        A ti ofrezco lo que soy y lo que yo tengo: recibelo. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation