«PORQUE TODO EL QUE SE ELEVA SERÁ HUMILLADO Y EL QUE SE HUMILLA SERÁ ELEVADO» (Lucas 18, 9- 14)

«Existe otra clase de fuertes que presumen, no de riqueza, ni de fuerza física, ni de haber temporalmente desempeñado algún cargo importante, sino de su justicia. Este tipo de fuertes ha de ser evitado, temido, rehuido, no imitado, precisamente porque presumen —repito— no de tipo, ni de bienes de fortuna, ni de estirpe, ni de honores —¿quién no ve que todos estos títulos son temporales, caducos y pasajeros?—, sino que presumen de su propia justicia.
Pues presumiendo de justos y teniéndose por sanos, rehusaron la medicina y mataron al mismo médico. No ha venido a llamar a estos fuertes, a estos sanos, aquel que dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos.
¡Oh fuertes, que no tenéis necesidad de médico! Esta vuestra fortaleza no es síntoma de salud, sino de insania. ¡Dios nos libre de imitar a estos fuertes! Pues es de temer que a alguien se le ocurra imitarlos.» (San Agustín)

Breve oración para rezar este día:
        BENDICE AL SEÑOR ALMA MÍA Y TODO MI SER A SU SANTO NOMBRE
        BENDICE AL SEÑOR ALMA MÍA Y NUNCA OLVIDES SUS BENEFICIOS. AMEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation