«NO HAN LEÍDO NUNCA EN LA ESCRITURA: LA PIEDRA QUE LOS CONSTRUCTORES RECHAZARON HA LLEGADO A SER LA PIEDRA ANGULAR?» (Mateo 21, 33- 46)

Cuando dice: “Este es el heredero”, demuestra el Señor claramente que los príncipes de los judíos no se proponían crucificar al Hijo de Dios por ignorancia sino por envidia. Comprendieron, por lo tanto, que El era aquél a quien el Padre le dice por medio del Profeta: “Pídeme y te daré todas las gentes en herencia” (Sal 2,8). La herencia del Hijo es la santa Iglesia que se formó de todos los gentiles, la que el Padre le dejó, no porque hubiese muerto, sino porque la adquirió de un modo admirable por su propia muerte.
 “Cuando viniere el Señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?” Les pregunta el Señor no porque no sepa lo que van a contestar, sino para que se condenen por su propia boca. Prosigue: “Ellos dijeron: A los malos destruirá malamente”. (San Jerónimo)

Breve oración para rezar este día:
        SEÑOR, TÚ ERES MI REFUGIO, EN TI CONFÍO
        YO PONGO MI VIDA EN TUS MANOS,
        TÚ ME RESCATARÁS, DIOS FIEL. AMEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation