EL EVANGELIO DE HOY

Evangelio según san Lucas 1, 39-56

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea y, entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.

Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor”.

Entonces dijo María:
“Mi alma glorifica al Señor
y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador,
porque puso sus ojos en la humildad de su esclava.


Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones,
porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede.
Santo es su nombre
y su misericordia llega de generación en generación
a los que lo temen.


Ha hecho sentir el poder de su brazo:
dispersó a los de corazón altanero,
destronó a los potentados
y exaltó a los humildes.
A los hambrientos los colmó de bienes
y a los ricos los despidió sin nada.


Acordándose de su misericordia,
vino en ayuda de Israel, su siervo,
como lo había prometido a nuestros padres,
a Abraham y a su descendencia,
para siempre”.


María permaneció con Isabel unos tres meses, y luego regresó a su casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«Mi poder triunfa en la debilidad» (2 Cor.12,9)

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

P. Oscar – 7/7/2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Oscar Ojea – 13/7/2024

P. Daniel Guerra – 14/7/2024

CENA PARROQUIAL

CÁRITAS PARROQUIAL

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

El Evangelio se anuncia juntos, como comunidad, y para hacerlo es importante ser sobrios en el uso de las cosas, compartiendo los recursos y dones para ser libres y para que todos tengan lo necesario para vivir de manera digna y contribuir activamente a la misión.

En este Domingo del Mar, rendimos homenaje a los trabajadores marítimos. Oremos Juntos pidiendo a Santa María, Estrella del Mar, que acompañe a todos aquellos cuyo trabajo está vinculado al mar, así como a sus familias, y que los guíe en el camino hacia Cristo.