Doña Ana de Matos, una mujer excepcional

En este quinto día de la novena, continuamos narrando los comienzos de esta gran historia de amor que marco a fuego la piedad del pueblo argentino.

Hoy narraremos la intervención de una mujer excepcional, Doña Ana de Matos.

Les proponemos también para cada día de esta novena rezar juntos la siguiente oración:

Padre nuestro, quien siempre dispones las cosas para el bien de tus hijos, te pedimos con humildad y confianza que nos regales consuelo y esperanza en los momentos de dificultad, y que, cuidados bajo el amparo de la Virgen, llegamos algún día a poder ser también portadores de consuelo y esperanza para quienes más sufren en estos tiempos.

Te lo pedimos por tu Hijo amado, Jesucristo, que contigo y el espíritu santo, vive y reina por los siglos de los siglos.

Amen.

Dios te salve…

Nuestra Señora de Luján, ruega por nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation