20150219EL QUE QUIERA SEGUIRME QUE CARGUE SU CRUZ DE CADA DÍA Y ME SIGA» (Lc. 9, 23)

«El Hijo de Dios, que asumió el sufrimiento humano es, pues, un modelo divino para todos los que sufren, especialmente para los cristianos que conocen y aceptan en la fe el significado y el valor de la Cruz. El hijo encarnado sufrió según el designio del Padre también para que pudiésemos ‘seguir sus huellas’, como recomienda San Pedro. Sufrió y nos enseñó a sufrir.» (Juan Pablo II)

Breve oración para rezar este día:
        SEÑOR JESÚS MI MAESTRO Y AMIGO.
        QUIERO APRENDER LA LECCIÓN DE TU CRUZ

leprosoCompartimos un estudio bíblico muy bueno del Padre Luis de Miguel, teólogo español, sobre el evangelio de este domingo. Es un texto largo pero una forma muy interesante de abordar la palabra. Leer más →

liberadorLa voz de la Iglesia a lo largo de los tiempos y el poder salvador de Jesús.

San Beda: «El ocaso del sol significa místicamente la pasión y muerte de Aquel que dijo: “En tanto que estoy en el mundo, soy la luz del mundo” (Jn 9,4). Leer más →

luchaComentario del servicio bíblico latinoamericano a las lecturas de este fin de semana.

Hoy el libro de Job nos lo presenta sumido en un gran sufrimiento. Delante de sus amigos desnuda su corazón, su desilusión. Ellos, que defienden una teología alejada de la vida, no pueden comprender la queja de su amigo ni acompañarlo plenamente en su dolor. Leer más →

mensajeLiberadorReflexión del servicio bíblico latinoamericano sobre las lecturas de este fin de semana.

La palabra Deuteronomio viene de Deuteros = segundo, y Nomos = ley. Es la segunda versión de la legislación mosaica. El Deuteronomio fue elaborado a partir de pequeños fragmentos que fueron compilados por el autor o los autores a lo largo de más de seiscientos años. Leer más →

Pesca 8La voz de la Iglesia a través del tiempo. San Agustín y San Jerónimo en el siglo IV y el catecismo de la Iglesia Católica ayudándonos a comprender mejor el evangelio de este domingo.

San Agustín: «El mismo Señor Jesús comenzó así su predicación: “Arrepentíos, porque está llegando el reino de los cielos” (Mt 4,17). Juan Bautista, su precursor, había comenzado de la misma forma: “Arrepentíos porque está llegando el reino de los cielos” (Mt 3,2). Ahora, el Señor recrimina a los hombres que no se convierten, estando cerca el reino de los cielos, este reino de los cielos del que él mismo dice: “no vendrá de forma espectacular”, y también “está en medio de vosotros” (Lc 17,20-21). Leer más →