¿SEÑOR A QUIÉN IREMOS?

“Señor, ¿a quién iremos?”, es una pregunta que implica una duda, pero a la vez conlleva una confesión tácita de fe, una fe que surge de las entrañas de nuestro ser, pasando por encima de dudas, desesperanzas y dolores. La interrogante por el rumbo de nuestra vida, expresada por este mar de voces que cantan, cada una a su manera, su búsqueda existencial, queda respondida en el acorde final, en el cual las voces dejan de cantar separadas para unirse en una exclamación unísona: “si tú eres nuestro amor”, que de este modo adquiere una dimensión universal, y en cierto modo, incluso escatológica.

Dejamos también palabras del P. Cristóbal Fones SJ, compositor de la música de la canción:

Inspirado en la respuesta de Pedro ante la dramática pregunta de Jesús: «¿también ustedes quieren irse?» (Juan 6, 67-68), este canto nos ayuda a tomar conciencia del tesoro de nuestra fe, de la frágil llama que anima nuestro caminar, de la incondicionalidad y hondura del amor del Señor…

¿Quién nos conoce como él, quién sigue esperando en nosotros a pesar de nuestras rebeldías, quién nos recuerda como él la inalienable dignidad de hijos en la que hemos sido engendrados?

Este canto nos centra y nos cobija en una relación fuerte con Jesús, pero también nos lanza a vivir con los demás lo que en este vínculo hemos aprendido.

Pidámosle al Señor que la contemplación de su infinito amor, manifestado en la pasión, muerte y resurrección de Cristo, nos ayude a responder nuestras interrogantes más profundas, a consolar nuestros dolores más insondables, y a orientar el sentido de nuestra vida hacia Él.

Señor, a quién iremos
si tú eres nuestra vida;
Señor, a quién iremos
si tú eres nuestro amor,
si tú eres nuestro amor.

Quién como tú conoce
lo insondable de nuestro corazón;
a quién como a ti le pesan
nuestros dolores, nuestros errores
quién podría amar cómo tú
nuestra carne débil, nuestro barro frágil.

Señor, a quién iremos
si tú eres nuestra vida;
Señor, a quién iremos
si tú eres nuestro amor,
si tú eres nuestro amor.

Quién como tú confía
en la mecha que humea en nuestro interior
quién como tú sostiene
nuestra esperanza malherida
y nuestros anhelos insaciables

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«Todos los árboles del campo sabrán que yo, el Señor, humillo al árbol elevado y exalto al árbol humillado» (Ez.17,24)

Cuál es el árbol más alto de la Amazonia? - Ambientum

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

P. Oscar – 16 de Junio de 2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Jorge García Cuerva – 16/6/2024

Obispo Oscar Ojea – 15/6/2024

AGENDA

  • domingo 23 - 18:00 hs
    QUEMA DEL MUÑECO

    Venta de choripanes

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

Dirijo mi llamamiento a las Autoridades nacionales de la República Democrática del Congo y a la Comunidad internacional, para que se haga todo lo posible para detener la violencia y para salvaguardar la vida de los civiles.

Entre las víctimas, muchos son cristianos asesinados in odium fidei. Son mártires. Su sacrificio es una semilla que germina y da fruto y nos enseña a testimoniar el Evangelio con valentía y coherencia.

No dejemos de rezar por la paz en Ucrania, en Tierra Santa, en Sudán, Myanmar y en todos los lugares en los que se sufre por la guerra.

El Señor deposita en nosotros las semillas de su Palabra y de su gracia, y espera con paciencia a que se desarrollen hasta dar fruto de obras buenas. Y esto porque quiere que en su campo no se pierda nada, sino que alcance la plena maduración.