«El Espíritu Santo suscita siempre en nosotros un gran amor desinteresado por los pobres, los enfermos y los indefensos, como los niños no nacidos», dijo el Santo Padre durante la audiencia general. Subrayó que esta campana se llama «La voz de los no nacidos» y que «nos recordará la necesidad de proteger la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural»

«La bendición de la campana fue muy familiar y personal. Era visible la gran alegría del Santo Padre. El Papa, junto con los niños, dio el primer toque a la campana. Fue un gran acontecimiento, porque la cuestión de la defensa de la vida hasta la muerte natural es un problema global. Estas campanas -como subraya la Fundación ‘Życiu Tak’ [Sí a la vida]- deben ser un recordatorio del carácter sagrado de la vida en todos los países»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation