Palabras de mediador, de aquél que volvió a la casa del Padre para tenernos muy presentes, recordarnos siempre, tratarnos con su infinita misericordia. Alegría por la ascensión de Jesús que es nuestro triunfo: «donde llegó la cabeza, llegará también el cuerpo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation