38. Imaginémonos lo hondo que iba calando en los primeros discípulos la vida compartida con el Señor y cómo, poco a poco, todo en ellos iba cobrando un nuevo sentido. Sin duda, en todas las cosas vividas y compartidas con el Maestro, los discípulos fueron aprendiendo a vivir, a vivir de una manera nueva.

Caminando con Jesús en todo seremos mujeres y hombres nuevos.

Ayudémonos unos a otros. Caminemos juntos y revitalicemos con Jesús la vida de nuestra comunidad parroquial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation