CUARESMANDO CON EL OBISPO JORGE

El camino del Sínodo, lo caminamos juntos con el Señor, en todo

34. Este año estaremos todos atravesados por este acontecimiento eclesial que es el Sínodo sobre: “La Evangelización y la Catequesis Hoy”. Se trata de un tiempo muy importante de nuestra Iglesia Arquidiocesana. Les pido que lo vivamos como un acontecimiento del Espíritu al que debemos prestar mucha atención y del que todos debemos ocuparnos.

Comprometámonos a vivir este sínodo arquidiocesano desde el Espíritu. Somos el pueblo de Dios que quiere, caminando juntos, “dar testimonio de lo que Jesús hizo y hace en nosotros, contagiar, salir, llevar la Buena Noticia y trabajar para que toda persona se levante y encuentre el sentido de la vida y su salvación” (1)

Pidamos hoy por este Sínodo Arquidiocesano, y por nosotros, “para que nos pongamos en las Manos buenas de nuestro Padre Dios, y dejemos que el Espíritu sople, para que conservemos la alegría y el buen humor y caminemos juntos, privilegiando y cuidando la comunión” (1).

1: Homilía Obispo Jorge en la apertura del Sínodo, 18/3/2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«Todos los árboles del campo sabrán que yo, el Señor, humillo al árbol elevado y exalto al árbol humillado» (Ez.17,24)

Cuál es el árbol más alto de la Amazonia? - Ambientum

LA HOMILÍA EN LA PARROQUIA

P. Oscar – 16/6/2024

REFLEXIONES VARIAS

Obispo Jorge García Cuerva – 16/6/2024

Obispo Oscar Ojea – 15/6/2024

AGENDA

  • domingo 23 - 18:00 hs
    QUEMA DEL MUÑECO

    Venta de choripanes

DÍAS Y HORARIOS

Secretaría:
Miércoles y Viernes: 15:30 a 18:00 hs
Cáritas:
Martes y viernes de 15:00 a 17:30 hs
Misas en la Parroquia:
Sábados: 18.30 hs
Domingos: 10 hs

I SÍNODO ARQUIDIOCESANO

3 MINUTOS DE RETIRO

MENSAJES DIARIOS DEL PAPA

Debemos ser pacientes con nosotros mismos y esperar con confianza los tiempos y los modos de Dios: Él es fiel a sus promesas. Recordar esto nos permite replantear nuestros caminos y fortalecer nuestros sueños, sin ceder a la tristeza interior y al desencanto.