Conocido como Clemente Romano fue el cuarto Papa, del 88 al 97. Se le recuerda como «Padre Apostólico» por su carta a los Corintios dirigida a restaurar la paz; uno de los documentos más antiguos sobre el primado de la caridad del Papa. Según San Ireneo, «Clemente había visto a los Apóstoles, y su predicación resonaba en sus oídos». En esa carta que, hacia el año 95 escribió a los corintios para exhortarlos a la unidad, Clemente evoca con emoción el recuerdo de Pedro y Pablo.

Después de los discretos pontificados de Lino y Cleto, Clemente pasa a ser el tercer sucesor de Pedro.

Según una tradición del siglo IV, murió como mártir. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation