La veneración a la Santísima Virgen como Reina de la Paz nace de la íntima y estrecha relación de María con su Hijo, Príncipe de la Paz. Es patrona de la diócesis de Lomas de Zamora (República Argentina). Conviene recordar que Benedicto XV, en 1917, mientras la humanidad padecía los sufrimientos de la primera guerra mundial, mandó añadir a las Letanías Laurentanas la invocación «Reina de la Paz».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation