El Papa celebra la Misa en el Domingo de la Palabra de Dios

Mañana, 22 de enero, III Domingo del Tiempo Ordinario, se celebra el IV Domingo de la Palabra de Dios. Tras exponer los motivos y recorrer su historia, preguntamos a monseñor Valentino Bulgarelli, subsecretario de la CEI, por el significado de algunos aspectos de esta solemnidad instituida por el Papa Francisco en 2019.

Maria Milvia Morciano – Vatican News

La Carta Apostólica en forma de Motu proprio Aperuit illis, entregada por el Papa Francisco el 30 de septiembre de 2019, explica que » Dedicar concretamente un domingo del Año litúrgico a la Palabra de Dios nos permite, sobre todo, hacer que la Iglesia reviva el gesto del Resucitado que abre también para nosotros el tesoro de su Palabra para que podamos anunciar por todo el mundo esta riqueza inagotable». Una jornada, por tanto, dedicada “a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios” que “haga crecer en el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura”.

Por qué en el día de San Jerónimo

Es un día elegido conscientemente, porque el 30 de septiembre se conmemora al gran padre y doctor de la Iglesia Jerónimo. En particular, en 2019 se celebró el 1600 aniversario de su muerte. San Jerónimo, autor de la Vulgata, es decir, la primera traducción completa de la Biblia en lengua latina, a petición del papa Dámaso I a finales del siglo IV, puso en orden y sustituyó las versiones anteriores en lengua hebrea y griega.  Las Escrituras se pusieron así al alcance de todos y todos pudieron leerlas y comprenderlas. Y así es como el Papa Francisco, en el Aperuit illis, cita una de las frases más famosas e icónicas de San Jerónimo: «La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo» (cf. Del Prólogo al Comentario al profeta Isaías).  

Valor ecuménico del Domingo de la Palabra de Dios

El día elegido es el tercer domingo del Tiempo Ordinario: también en este caso hay un motivo preciso, porque estamos en la Semana de oración por la Unidad de los cristianos, y cerca de la Jornada de diálogo entre católicos y judíos, «en un momento oportuno de ese periodo del año, – escribe el Papa Francisco en el Aperuit illis – en el que estamos invitados a fortalecer los lazos con los judíos y a rezar por la unidad de los cristianos. No se trata de una mera coincidencia temporal: celebrar el Domingo de la Palabra de Dios expresa un valor ecuménico, porque la Sagrada Escritura indica a los que se ponen en actitud de escucha el camino a seguir para llegar a una auténtica y sólida unidad».

Empezar por las pequeñas cosas

«En medio de tantas palabras diarias, necesitamos escuchar esa Palabra que no nos habla de cosas, sino que nos habla de vida». Lo recordaba el Papa Francisco el 26 de enero de 2020, con ocasión de la primera celebración del Domingo de la Palabra de Dios. Para escuchar y comprender la palabra del Señor, recomienda el Papa, hay que empezar por las pequeñas cosas, como leer «algún versículo de la Biblia cada día. Comencemos por el Evangelio; mantengámoslo abierto en casa, en la mesita de noche, llevémoslo en nuestro bolsillo o en el bolso, veámoslo en la pantalla del teléfono».

En su homilía del 24 de enero de 2021, el Papa Francisco repite que la Palabra de Dios «es la carta de amor escrita para nosotros por Aquel que nos conoce como nadie más. Leyéndola, sentimos nuevamente su voz, vislumbramos su rostro, recibimos su Espíritu. La Palabra nos acerca a Dios». El Pontífice volvió sobre la cercanía de Dios: «»Dios no está —como muchas veces estamos tentados de pensar— allá arriba en los cielos, lejos, separado de la condición humana, sino que está con nosotros».  Una cercanía que se hace concreta:

La Palabra de Dios nos permite constatar esta cercanía, porque —dice el Deuteronomio— no está lejos de nosotros, sino que está cerca de nuestro corazón (cf. 30,14).

Y finalmente el año pasado, en su homilía del 23 de enero de 2022, el Papa Francisco dice que «En el centro está Dios con su Palabra. Está al centro, revela a Dios y nos lleva al hombre» (…). La Palabra que se ha hecho carne (cf. Jn 1,14) quiere encarnarse en nosotros. No nos aleja de la vida, sino que nos introduce en la vida, en las situaciones de todos los días, en la escucha de los sufrimientos de los hermanos, del grito de los pobres, de la violencia y las injusticias que hieren la sociedad y el planeta, para no ser cristianos indiferentes sino laboriosos, cristianos creativos, cristianos proféticos”.

El lema de este año

Este año, el lema de la fiesta está tomado de la Primera Epístola de Juan (1,3): «Les anunciamos lo que hemos visto y oído».
Preguntamos a monseñor Valentino Bulgarelli, presbítero de la archidiócesis de Bolonia, director de la Oficina Nacional de Catequesis y subsecretario de la Conferencia Episcopal Italiana, sobre el significado de esta elección: «Es una expresión que nos lleva al corazón de lo que es la evangelización, en el sentido de que el encuentro con Cristo es tan transformador y envolvente que nuestro anuncio nunca es exclusivamente una proclamación cognitiva de palabras, sino que es verdaderamente la transmisión de algo que ha sido visto, tocado, encontrado y que, por tanto, como tal, implica la totalidad de nuestra persona. La experiencia de la Palabra escuchada es ésta: la de una palabra que entra en el corazón, en lo más profundo, y que de hecho tiene la oportunidad, si se acepta, de cambiar toda nuestra vida».

Acciones pastorales relacionadas con la Palabra


El Domingo de la Palabra de Dios pretende subrayar la presencia del Señor en la vida de las personas.  Monseñor Bulgarelli explica de qué instrumentos dispone la Iglesia para alcanzar este objetivo: «En su tradición, la experiencia de la comunidad cristiana, entre otras cosas relanzada con la constitución dogmática Dei Verbum del Concilio Vaticano II, nos recuerda que la esencia del hecho cristiano es un Dios que se revela, que se entretiene con los hombres como con amigos.
Dentro de esta experiencia, la comunidad cristiana ha entendido que todas sus acciones pastorales están necesariamente vinculadas a la Palabra: pienso en la liturgia, en lo que podría ser también la riqueza de la homilía, que es en realidad el compartir, la ruptura de la Palabra dentro de un contexto celebrativo comunitario. Pienso en la catequesis, que es el resonar de esta Palabra, pero más en general en toda la vida de la comunidad: debe ser el eco de esta Palabra de vida que se comunica y se ofrece».

Implicación de todos los bautizados

Durante la celebración, el Papa Francisco conferirá a laicos y laicas el Ministerio de Lector y Catequista. Y ‘es una perspectiva deseada por el mismo Papa Francisco’, dice monseñor Bulgarelli, ‘con los dos motu proprio que el Papa pronunció hace algún tiempo, y creo que en el fondo hay precisamente esta atención a todo el pueblo de Dios’. Y esto pertenece a lo que el Papa ya había entregado a toda la Iglesia en la Evangelii Gaudium, es decir, una implicación de todos los bautizados en la acogida, la entrega y la transmisión de la Palabra, para que estos ministerios sean en realidad -digámoslo así- un instrumento más para que esta Palabra pueda correr y pueda también salir al encuentro de otras personas».

Una gran oportunidad para dar a conocer la Palabra de Dios

Por último, preguntamos a monseñor Bulgarelli si es posible hacer un primer balance de estas tres primeras ediciones del Domingo de la Palabra: «Creo que todavía es un poco pronto para hacer ese balance. Por lo que respecta a la Iglesia italiana, existe una sensibilidad, afortunadamente ligada a la Palabra de Dios, que viene de lejos, de modo que muchas de las experiencias pastorales que se proponen y se viven tienen realmente como referencia la Palabra de Dios.

Creo -continúa Bulgarelli- que este domingo es una oportunidad para recordar lo que son cambios de paradigmas que se están produciendo, generaciones que quizás no han tenido la suerte también de encontrarse, conocer y profundizar en la Palabra de Dios, para llamar la atención sobre esta fuente que es la primera fuente por excelencia de la vida cristiana. Personalmente, estoy muy contento porque creo que es una gran oportunidad, si se aprovecha dentro de nuestras comunidades parroquiales, precisamente para sensibilizar sobre la lectura misma de la Biblia, de los Evangelios y de la Palabra de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation