16. Se trata de un gesto extraordinario, sorprendente, inédito. El Señor quiere, en el contexto de Su Pascua, de Su entrega confiada a las manos del Padre, que sus discípulos graben en su mente y en su corazón, lo esencial del Reino, que es dejarse amar por Dios y amar a los otros como Dios nos ama. Esto requiere muchas veces gestos sorprendentes e inéditos, que por su fuerza nos descolocan, nos dejan pensando, nos abren a sentimientos profundos e inolvidables y sobre todo, nos hacen sentir lo valiosa que es la vida, la propia y la de todos. (Carta Pastoral: Caminar Juntos con el Señor, en todo – Cuaresma 2023)

¿Qué gesto de aquel santo con el que te sentís más cercano te parece inédito o sorprendente?

¿Qué gesto sorprendente, inédito, hasta exagerado podrías pensar en tu vida para manifestar el amor a Dios y a los hermanos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation