En el corazón de Bangkok, una monja inspirada por un monje budista está transformando una escuela en un centro de cero residuos; al mismo tiempo, ofrece trabajo a refugiados que, de otro modo, correrían el riesgo de ser víctimas de la trata de seres humanos.

Ver la nota en Vatican News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation