24. En este tiempo litúrgico, espiritual y vital, la Iglesia nos invita a vivirlo caminando juntos con Jesús, en todo. La cuaresma es el tiempo para convertirnos más a Él y esto supone un cambio de vida y el primer cambio profundo que debemos hacer es: que Él esté presente en nuestra vida cotidiana, para poder tener la fuerza y la valentía de lavarnos los pies unos a otros.

¿Qué cambios pensás que deberías hacer en tu vida para convertirte más a Jesús?

¿Está Jesús en cada momento del día presente en nuestra vida? ¿Lo sabemos cerca dándonos fuerza y valentía para servir con amor a nuestros hermanos?

Así como lo pensamos individualmente, lo podemos plantear comunitariamente: ¿Qué cambios deberíamos realizar en nuestra vida comunitaria para hacerla más semejante a Jesús?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation