Este lunes retomamos las cosas de todos los días y muchos motivos de alegría no había, pero EL MOTIVO está, siempre está. lo que pasa es que cuando vemos el sepulcro vacío dudamos y por eso nos come el miedo, la incertidumbre. Pero estás, siempre estás… por eso la alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation