Cada mañana, todos los días el Señor nos habla del amor que nos tiene, de su misericordia infinita, de su capacidad de perdonar, para que confiados nos pongamos en sus manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation