Nada más cercano al espíritu de la cuaresma que pedir un corazón de niño para vivir la humildad, reconocernos pecadores y confiar en la misericordia del Padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation