Este es el centro de nuestra fe, la razón de nuestra confianza y esperanza. Siempre es bueno darse una vuelta por el corazón y re- cordar cómo es el Dios en quien creemos, a quien amamos, y en quien esperamos.

La imagen puede contener: texto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation