Esto más que rezarlo hay que aprenderlo bien y tenerlo presente siempre. En el día del Señor pidamos su paz, que nos supera por todos lados y nos pone en sus manos para vivir confiados en su amor.

La imagen puede contener: nube y texto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation