Y sí, por eso rezar con la palabra te pone frente a frente con esa espada capaz de salvarte porque penetra hasta lo más profundo de tu vida. Rezala, leela, dejate cortar por ella porque al penetrar en vos y en tu vida, salva.

No hay texto alternativo automático disponible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation