En el principio, cuando soñaste todo, «dibujaste» todo, creaste todo, llamaste a todo a la vida, a todos, Señor. Ya ahí estaba tu Verbo, nuestro Jesús. Y cuando hubo que recrear todo, el verbo estuvo acá, con nosotros, entre nosotros, como nosotros, por y para nosotros.
Es domingo, es primer día, es creación, es Día del Señor, día de estar con Jesús una vez más y Él con nosotros… siempre!!!!!

One Thought on “REZANDO CON LA PALABRA

  1. Anónimo on 12/11/2017 at 09:29 said:

    La espera

    Me esperas cada día. Siempre vienes,
    no cesas de llegar desde el silencio
    hasta el sol de mi puerta. Tiras piedras
    suaves y pequeñas, transparentes
    al cristal de mi cuarto y de mis ojos.

    No descorro mi voz. No me doy cuenta
    de que Tú estás ahí, que esta hora
    es otra vez tu cita. No distingo
    tu llamada. Mañana,
    esta siesta, este ocaso, en esta noche
    también vendrás, Tú nunca
    dejarás de llegar.

    Hasta que un día
    saldré por fin, lo sabes, y en tus manos
    pondré cuanto me esperas y me diste.

    (Valentín Arteaga)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation