El problema de siempre en nuestras relaciones humanas y con Dios. ¿Cuánto hay de temor y cuánto de amor?. Con Dios es muy simple. Juan nos ayuda a rezarlo y sentirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation