No hay texto alternativo automático disponible.Enseñanos a rezar. Digan Padre, y nuestro. De todos, del mundo. Padre, papá, papucho… tanto amor en una oración, toda la misericordia del Padre resumida en nuestra vida rezada, celebrada, puesta en las manos del Padre no mío, nuestro, de todos, del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation