No hay texto alternativo automático disponible.Para terminar el día dedicado a ese amigo invisible pero fiel que el Señor ha destinado para que nos cuide, proteja, acompañe y nunca se aparte de nosotros.
Nuestro ángel guardián, un amigo no elegido por nosotros sino por el Señor. A él le confiamos nuestro descanso y el día de mañana y todos los días, para caminar juntos hacia el Padre que nos juntó con su amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation