Y este mes, más que nunca. Celebrar el don maravilloso de tu palabra cercana, tierna, exigente, liberadora. Gracias Señor por hablarnos, enseñarnos, corregirnos y especialmente iluminarnos con tanta claridad. Gracias Señor por permitirnos responderte y así cada día rezar con tu palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation