…y todavia no se entendió la cosa. Leer a Jeremías en el día de nuestra bandera y mirar nuestra realidad, nos toca el corazón y el espíritu. Es tu Palabra Señor frente a nuestra desidia e impotencia.
En tu nombre somos enviados para hacer algo mejor, algo mucho mejor, lo tuyo, tu plan, tu paz…

No hay texto alternativo automático disponible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation