Indignos para ofrecerte y hablarte pero admirados y asombrados por tu misericordia. Sin saber qué decir, pero llenos de palabras que el Espíritu pone en nuestros labios para que podamos alabarte.

La imagen puede contener: texto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation