El día del Señor, día para la gratitud, la adoración y la alabanza. Día para descansar en su amor repasando su misericordia y celebrando su gloria. Acordate de este salmo en el inicio del día, a la mitad y al caer la noche para rendirle al Señor el homenaje justo de nuestro amor y gratitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation